Llama al:(01)916 34 5 26 66

Flujo vaginal
Indicios personales

Las secreciones vaginales son uno de los motivos más frecuentes de consulta ginecológica. Sus características varían, dentro de los parámetros considerados normales, de una mujer a otra, y en una misma mujer, dependiendo del momento del mes y también de la etapa de la vida. Otras veces, los cambios en el aspecto y la cantidad del flujo vaginal son síntomas de alguna patología que requiere tratamiento médico. Ante la duda, lo mejor es recurrir al especialista.

Normalmente el flujo vaginal está compuesto por una flora de microorganismos que se encuentran en equilibrio ecológico. Esta flora, en lugar de causar una enfermedad, suele proteger al cuerpo de los microorganismos patógenos.

Cada mujer tiene su percepción de lo que es su flujo normal. Hay algunas que naturalmente tienen un flujo más abundante que otras. Por otra parte, las características del flujo varían de acuerdo con los momentos de la vida. No son las mismas en la niña, en la adolescente, en la mujer adulta y en la menopáusica.

El flujo está compuesto por el exudado normal de la vagina más las secreciones del cuello del útero. Lo que determina la cantidad de flujo en una mujer u otra son los niveles hormonales de estrógenos y progesterona.

Ciclo menstrual y flujo vaginal

A su vez, en la etapa reproductiva de una mujer, el flujo normal durante la primera parte del ciclo menstrual -cerca de la ovulación- es cristalino, como clara de huevo. En la segunda parte del ciclo -previa a la menstruación- hay un flujo menos abundante, más espeso, oscuro y adherente.

Los especialistas explican que también sucede que los flujos vaginales anormales se manifiestan de manera exacerbada en determinados momentos del ciclo menstrual. Antes de la menstruación, cuando normalmente disminuye el Ph (el grado de acidez) del flujo vaginal, se crea un medio que facilita la proliferación de los hongos.

Debido a estos mecanismos del cuerpo, algunas mujeres con flujo anormal pueden creer que los síntomas han desaparecido -con lo cual no consultan al médico- cuando, en realidad, han cedido debido al momento del ciclo menstrual en que se encuentran.

Cambios sintomáticos

Cuando hay cambios notorios en el color, el olor, la consistencia, la cantidad del flujo, acompañados muchas veces por ardor, picazón (prurito), inflamación u otras molestias, estamos probablemente frente a un flujo patológico que se debe a alguna infección, a un mayor desarrollo de la flora endógena de la vagina.

Entre los flujos anormales muy característicos, genéricamente se menciona tres tipos:

  • Provocados por hongos: el de la cándida es uno de los más frecuentes. Es un flujo blanco y grumoso, como leche cortada, que da picazón y suele pegarse a las paredes de la vagina. Se exacerba en el período pre-menstrual.
  • Ocasionados por parásitos: los más típicos son las tricomonas, que pueden adquirirse por transmisión sexual, dan un flujo amarillo verdoso, que es más frecuente en los días posteriores a la menstruación. La vulva (los órganos genitales femeninos externos) puede estar irritada y dolorida y es posible que el coito produzca también dolor.
  • El flujo de la vaginosis bacteriana: se debe a la presencia de un germen llamado gardnerella, que se transmite sexualmente. El flujo es blanco grisáceo, tiene un fuerte olor fétido, como a pescado. La gardnerella asociada a otros gérmenes llamados anaeróbicos, produce lo que algunos autores llaman la catástrofe ecológica de la vagina. En estos casos se ataca a los anaerobios de los cuales se alimenta la gardnerella.

Otras causas de flujo anormal no son tan evidentes. Gérmenes como la clamidia, el micoplasma y el ureaplasma, muchas veces son asintomáticos. La clamidia produce una infección baja que puede ascender de la vagina y el cuello del útero hacia al útero y las Trompas de Falopio, produciendo infecciones altas que si no son bien tratadas pueden dejar secuelas de infertilidad.

La especialista también menciona al monococo como una bacteria de transmisión sexual, que da un flujo purulento. Puede localizarse en el cuello del útero y dar síntomas urinarios. El diagnóstico definitivo se logra a través del cultivo de la secreción.

Temas de interés

Hiperplasia endometrial

Es un exceso de crecimiento de tejido en el endometrio (revestimiento interno del útero)...

La Menopausia

La menopausia se define como el cese permanente de la menstruación y tiene correlaciones fisiológicas...
Flujo vaginal
Las secreciones vaginales son uno de los motivos más frecuentes de consulta ginecológica...
Pólipo cervical
Son neoplasias en forma de dedo en la parte inferior del útero que conecta con la vagina (cuello uterino)...

Ubicación

Av. 12 de octubre S/N
/Abasolo e Independencia
Barrio guadalupe Palenque, Chiapas

Telefono

Tel: (045) 916 34 5 26 66
Urgencias: 045 916 34 1 54 79